jueves, 19 de abril de 2012

Los Últimos Carpetanos.


Una exposición muestra la vida cotidiana de los indígenas prerromanos que vivieron en la región, hace 2.300 años, en el Museo Arqueológico de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares, que bajo el nombre de 'Los Últimos Carpetanos: El 'oppidum' de El Llano de la Horca (Santorcaz, Madrid)', se podrá ver desde este miércoles hasta el 25 de noviembre.

Esta exposición, ha contado con el trabajo como comisarios de Gonzalo Ruiz-Zapatero, catedrático de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid, y de Gabriela Märtens, Miguel Contreras y Enrique Baquedano, arqueólogos del MAR, presenta la cotidianeidad de los carpetanos.

Según ha informado el Gobierno regional, estos habitaron este lugar durante los siglos III a I a.C., ofreciendo detalles de su día a día y la intrahistoria de sus habitantes, más allá de hazañas épicas y grandes hechos de armas.

Los hallazgos que se pueden encontrar en la exposición son fruto de las excavaciones arqueológicas realizadas en El Llano de la Horca (Santorcaz) a lo largo de 11 años por un equipo multidisciplinar e internacional codirigido inicialmente por Enrique Baquedano.

Posteriormente se sumaron como codirectores Gabriela Märtens, Gonzalo Ruiz-Zapatero y Miguel Contreras, y han dado unos resultados "extraordinarios",  obtenidos con modernos métodos de análisis poco frecuentes en la arqueología de la Edad del Hierro.

Los visitantes que acudan hasta el MAR podrán ver unas 700 piezas del Llano de La Horca, de las que destacan algunas tan importantes como el Vaso de los Caballos, una cerámica decorada con un friso que representa a cinco caballos esquemáticos con un innegable estilo numantino.

También está la Placa del Ciervo, realizada en bronce y con la representación de unas aves y un ciervo muy esquematizado, y el Vaso de los Grifos, que esta exposición muestra al público por primera vez desde su extracción y reconstrucción.

Se trata de una gran tinaja de cerámica que presenta un friso totalmente decorado con motivos geométricos de líneas horizontales, verticales y en forma de "S", sobre las que parece destacar la representación de varias figuras con forma de aves, muy estilizadas y de carácter fantástico, que recuerdan, en la mitología a la imagen de los grifos y en la naturaleza, al perfil del ave somormujo lavanco.

Estas piezas están puestas, además, en relación con otras de los museos de Ávila, Cástulo (Jaén), Santa Cruz de Toledo, Soria, Teruel, Valencia y Valladolid, como el relieve de Illescas -en el que figura un desfile de dos carros de guerra o ceremoniales- y la Pátera de Titulcia, en la que se puede apreciar la cabeza de un animal fantástico.

ESTRUCTURA DE LA MUESTRA

Los Últimos Carpetanos: El 'oppidum' de El Llano de la Horca (Santorcaz, Madrid) se articula en torno a nueve unidades y comienza situando a los visitantes en la Hispania prerromana, entre los siglos III y I a.C., mostrándoles algunas de las piezas más destacadas de yacimientos de diversos grupos prerromanos -sus vecinos los íberos, celtíberos, oretanos, vacceos y vettones-.

A continuación, y tras una breve incursión por la Carpetania, la muestra presenta una visión global de la investigación que ha desarrollado el MAR en estos 11 años de trabajo científico, desde la excavación hasta la restauración de las estructuras y de las piezas, pasando por el procesado de la documentación y el análisis de laboratorio.

Seguidamente, la exposición se centra en El Llano de la Horca y más concretamente en sus características como oppidum (ciudad en altura bien protegida), profundizando en uno de los elementos que han ayudado a los investigadores a explicar la vida cotidiana en este rincón de la Carpetania: las estructuras urbanas.

La exposición revela como eran las casas o espacios habitados, con los restos más importantes que se han encontrado en el yacimiento. En las siguientes unidades se presenta una forma de economía que va más allá de la autosubsistencia y que genera excedentes suficientes para que la artesanía, el intercambio o el comercio jueguen un importante papel en las actividades de los habitantes de El Llano de la Horca.

Este sistema económico, basado en la agricultura, en la ganadería y en la obtención de productos secundarios, tiene su reflejo en la reconstrucción del ciclo agropecuario que, además de ser la base de la supervivencia, fundamenta y fortalece una sofisticada red de creencias e ideas.

El poblado de El Llano de la Horca se encuentra dominando el valle del Anchuelo, situado en el municipio madrileño de Santorcaz, en pleno páramo alcarreño y puede ser considerado un auténtico oppidum de la Segunda Edad del Hierro. El yacimiento es excavado desde el año 2001 por el Museo Arqueológico Regional de la Comunidad de Madrid y además, los trabajos cuentan con el 1 por ciento cultural del Ministerio de Fomento.

Con motivo de esta exposición, el Museo Arqueológico Regional ha editado un catálogo que, además de contener una explicación ampliada del recorrido escrita por los comisarios, incluye el proceso de creación de las ilustraciones de Arturo Asensio, que funcionan como uno de los pilares básicos de esta muestra.

Como complemento a la exposición, los sábados se han organizado visitas guiadas a las 12:00. Es imprescindible la reserva previa en el número de teléfono 91 879 66 66 hasta cubrir el cupo de 25 personas por grupo.

Plaza de las Bernardas de Alcalá de Henares