jueves, 12 de julio de 2012

La "otra" Gioconda vuelve al Museo del Prado



La copia de la Gioconda ha regresado este miércoles al Museo del Prado tras su préstamo al Museo del Louvre de París. De manera provisional esta pieza se exhibirá en la Sala 47, cerca de la Transfiguración de Rafael, según informa el Museo del Prado.

Esta copia de la obra del maestro italiano llevaba colgada en las paredes del Museo catorce años, hasta que un estudio técnico con motivo de una exposición que se iba a desarrollar en el Louvre, desveló que el repinte negro que cubría el cuadro ocultaba un paisaje. Este hallazgo hizo concluir a los investigadores del Prado que la copia fue pintada en el taller de Leonardo da Vinci y que fue una de las primeras en salir de su bodega. 

Los estudios y análisis técnicos comenzaron hace dos años cuando se lo pidió el Museo del Louvre de París con motivo de la exposición que inaugurarán en marzo, dedicada al cuadro 'La Virgen, el niño y Santa Ana' de Leonardo, pero fue gracias a las radiografías y fotografías con infrarrojos cuando aparecieron una serie de elementos, hasta entonces desconocidos, el principal de ellos, el paisaje. 

La obra llegó al Museo del Prado procedente de la antigua Colección Real. No se sabe exactamente la fecha de su llegada a España, pero Falomir apunta que el cuadro estaba ya en nuestro país en las primeras décadas del siglo XVII. 

Hay tres elementos que siempre han diferenciado la copia del Prado del original que exhibe el Louvre: en primer lugar la diferente factura; en segundo lugar, las cejas, porque la Mona Lisa del Prado tiene cejas y la de Leonardo da Vinci, no, y en tercer lugar, la ausencia del paisaje. 

Durante mucho tiempo se pensó que era una obra hecha en Italia teniendo en cuenta que el original Leonardo lo llevó consigo a Francia donde murió.