jueves, 20 de septiembre de 2012

Exposición ‘Retratos. Obras maestras. Centre Pompidou’ Fundación Mapfre


Los 80 retratos de esta exposición son ejemplos sobresalientes de los diferentes movimientos artísticos de los siglos XX y XXI, de las vanguardias históricas a la posmodernidad. Desde el Renacimiento se pensó que, para reflejar la personalidad del retratado, era suficiente ofrecer una representación fiel de su fisionomía. Pero con la llegada de las vanguardias históricas, que ponían en tela de juicio las reglas tradicionales del academicismo, el género del retrato tuvo que sustituir el principio de verosimilitud por el de expresividad, en el caso del fauvismo, o por el de experimentación, en el caso del cubismo. A esto aluden las irónicas palabras de Picasso sobre un retrato que hizo a la escritora norteamericana Gertrude Stein: "Todos piensan que ella no se parece en nada, pero no hay que preocuparse; al final, llegará a ser exactamente así".

El Centro Pompidou es la sede del Musée National D'Art Moderne, una de las colecciones de arte contemporáneo más importantes del mundo, que para esta exposición presta obras de Matisse, Delaunay, Kupka, Modigliani, Picasso, Saura, Miró o Dubuffet, entre otros. El retrato más antiguo que se exhibe es obra de Suzanne Valadon (1892-1993), la extravagante pintora de Montmatre que, según se dice, tenía una cabra en su estudio para que se comiera los malos dibujos; y el más reciente de todos es de John Currin, cuyo estilo combina referencias de la cultura pop y del clasicismo.

Algunos de los retratos exhibidos son de mecenas, marchantes y clientes que quisieron mostrarse al mundo como personas de su tiempo, aunque para esto hubiese que renunciar al parecido que hasta entonces había exigido la tradición renacentista. En definitiva, se trata de una exposición que presenta a las personalidades más visionarias de cada década. No solo a los artistas, si no también a aquellos que les acompañaron en su avuntura y que supieron comprender enseguida las claves de la experimentación y la vanguardia. Por lo tanto es una cita imprescindible para los amantes del arte contemporáneo y del contexto cultural en el que se ha desarrollado.