domingo, 24 de marzo de 2013

Gustavo Adolfo Bécquer visita el Museo del Romanticismo


El Museo del Romanticismo inaugura la primavera con una nueva edición de la Obra Invitada, iniciativa que comenzó su andadura en 2012 con la intención de contextualizar las obras de su colección y mostrar al público piezas procedentes de otros museos o de colecciones habitualmente no expuestas al público.

Así, entre octubre y diciembre del pasado año se pudo contemplar el retrato de Eugenia de Montijo de Franz Xaver Winterhalter, cedido por la Fundación Casa de Alba. En este caso se trata del retrato del poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, pintado por su hermano, el pintor Valeriano Domínguez Bécquer, en 1862, considerada una de las obras cumbre del retrato romántico español.

En él se capta la fisonomía del autor de 'Rimas y Leyendas', adentrándose también en el subconsciente y mostrando la personalidad y sensibilidad del poeta, que moriría de forma temprana a los 34 años, habiendo alcanzado una gran fama.

La obra ha sido prestada por el Museo de Bellas Artes de Sevilla para la ocasión y podrá contemplarse inserta en la exposición permanente del Museo del Romanticismo, en la Sala XVII (Gabinete de Larra), en diálogo con otras obras expuestas como el retrato de Bécquer en su lecho de muerte, pintado por su amigo Vicente Palmaroli.