sábado, 22 de enero de 2011

Exposición de Lorenzo Goñi en el Parador de Alcalá de Henares.

El Parador de Alcalá de Henares ha sido el escenario escogido por Paradores de Turismo para rendir un especial homenaje, cuando se cumplen cien años de su nacimiento, al desaparecido artista multidisciplinar Lorenzo Goñi. A través de la exposición pictórica ‘Otros Mundos’, se muestran 19 óleos pintados entre 1971 y 1988, y siete fotografías del artista.

Con esta iniciativa, Paradores de Turismo inaugura este año 2011 continuando con su compromiso de promocionar y dar a conocer la grandeza cultural de nuestro país. En este caso, la selección de obras llenará el espacio expositivo que circunda el patio del parador de Alcalá de Henares desde el 18 de enero y hasta el 20 de marzo. Animales, mujeres, paisajes…, la selección de pinturas del jaenés responde perfectamente al título de la exposición, recogiendo distintos aspectos de un particular y casi surrealista universo confeccionado por un prolífero y tímido artista cuya personalidad estuvo marcada por la sordera. Dibujante, pintor, grabador e ilustrador, Lorenzo Goñi se encargó durante toda su trayectoria de plasmar en cada una de sus obras su particular, solitaria y original manera de ver el mundo.

Su gran expresividad tanto en el estilo como en la forma y su variedad de temas nos dejan obras como Androide, Noche de Íncubos o Luna de Celo en las que se mezclan delicadamente la realidad de los edificios, las personas o los animales creando conceptos pictóricos cercanos a un mundo onírico y extravagante. Los colores vivos, las formas nítidas y las escenas cotidianas componen la esencia de una exposición que no dejará a nadie indiferente.

Lorenzo Goñi (Jaén 1911- Lausanne, Suiza, 1992) fue un artista autodidacta y atípico que desarrolló una tendencia artística fuera de los parámetros de su momento.Su vida y personalidad estuvieron fuertemente marcadas por una sordera causada por una enfermedad de su infancia. Durante la Guerra Civil realiza sus primeros trabajos en Barcelona (carteles políticos) para, más adelante, darse a conocer en Madrid por sus colaboraciones con viñetas de humor gráfico en periódicos como ABC o revistas como Blanco y Negro Destacó en las artes plásticas como dibujante, grabador y pintor, e ilustró magistralmente textos clásicos de Cervantes, Quevedo así como novelas de Camilo José Cela. Los años 60 y 70 fueron especialmente productivos para su carrera y el desarrollo de su técnica de grabado, de la que fue un auténtico maestro. A lo largo de su vida confeccionó más de 15.000 obras.