viernes, 16 de marzo de 2012

El Museo Sorolla inaugura una exposición para conocer mejor la figura Clotilde García, mujer y musa del artista.


"Ando cojo, me falta tu sereno juicio y tus apasionados besos. Dios quiera que algún día estas excursiones artísticas las hagamos siempre juntos". Esta confesión forma parte de las misivas que Joaquín Sorolla le enviaba a su mujer y musa, Clotilde García del Castillo. El Museo Sorolla rinde homenaje a Clotilde a través de los dibujos, muchos de ellos inéditos, fotografías, algún desnudo y apuntes al óleo, que el artista valenciano realizó de su modelo favorita.

El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, ha inaugurado este lunes en el Museo Sorolla esta exposición para conocer mejor la figura Clotilde, como compañera, musa y madre, y comprender la relación y el "amor constante", explica Almudena Hernández, conservadora del Museo Sorolla.

En total se exhiben 34 lienzos, 15 notas de color, 40 dibujos, 49 fotografías y algunos objetos personales como una camisa de Clotilde, algunas de sus joyas e incluso una pequeña libreta en donde Clotilde recogía las obras vendidas de su marido y el precio alcanzado en 1909.

Clotilde y Joaquín se conocieron siendo casi unos niños y vivieron una historia de amor que discurrió en paralelo a los continuos viajes del pintor, la llegada del éxito y su ascenso social.

"Ella era su administradora, era muy organizada y muy práctica. Siempre le apoyaba y jamás le abrumaba con sus peticiones", explica María Luisa Menéndez Robles, conservadora jefe del Museo Sorolla.

Para Menéndez Robles, lo más interesante de esta exposición ha sido poder ver la respuesta de Clotilde a las cartas de Joaquín Sorolla, y ver ese otro "punto de vista" de una mujer dedicada a su hogar a la que no le interesa aparecer en la vida social del artista.

LA INTIMIDAD DEL HOGAR

La exposición se estructura en cuatro ámbitos: Intimidad, la musa, la mujer del gran artista, y la fundadora del Museo. En esta última etapa se refleja la enfermedad del pintor, su muerte y la donación al Estado y la fundación del Museo, culminación de la historia de amor entre Sorolla y Clotilde.

Y en las paredes del Museo Sorolla aparecen importantes retratos de quien fuera su musa o la muestran en la intimidad de la casa, en los gestos espontáneos del juego con los niños, o en los trabajos rutinarios de costura.

Menéndez Roble explica que casi todas las piezas de esta exposición proceden de los fondos del museo, a excepción de tres obras, dos de ellas prestadas por colecciones particulares y una procedente del Museo de Bellas Artes de Valencia, 'Clotilde contemplando la Venus de Milo'.

"Decidí pedir este cuadro al Museo de Bellas Artes porque muestra esa idea de Clotilde como musa", explica Menéndez Roble y recuerda que el Museo Sorolla tiene más de un millar de cuadros y fondos suficientes para hacer más exposiciones sobre el artista.

En este sentido, agradece el apoyo del Ministerio de Cultura en la inauguración de esta muestra, pero reconoce "la inercia" del Departamento y sus "dificultades económicas" a la hora de publicitar las exposiciones de un pequeño museo como el Sorolla.

No obstante, precisa que el Museo Sorrolla recibió 140.000 visitantes en 2011 y asegura que los museos pequeños son, cada vez más, una alternativa "interesante para el gran público". Esta muestra permanecerá en Madrid hasta el 14 de octubre y luego viajará a Valencia.