jueves, 17 de abril de 2008

La fotógrafa Ellen Kooi y el videoartista Jesper Just se estrenan en España



Ellen Kooi y Jesper Just, dos artistas muy distintos que no responden a una misma estética, han presentado juntos, en La Casa Encendida de Madrid, sus primeras exposiciones individuales en España, donde se aprecia un interés común por el lenguaje de los medios con los que trabajan.
El comisario de ambas muestras, Octavio Zaya, ha hecho especial hincapié en separar la obra de Jesper Just con la de la fotógrafa Ellen Koi, aunque no ha podido evitar señalar algunos puntos en común de estos dos artistas emergentes.

'En ambos casos -ha destacado- nos enfrentamos a historias que no están resueltas, en las que no sabemos qué ha pasado antes ni qué ocurrirá después'.
La Casa Encendida ha preparado dos lugares diferentes en los que cada uno de los artistas da espacio a sus creaciones.

Jesper Just (Copenhague, 1974) empezó a trabajar en el videoarte en el año 2000. Considerado como uno de los creadores más detallistas y técnicos de su género, el danés proyecta en cuatro salas una selección de cinco cortos entre toda su obra.
'En la obra de Jesper se plantea todo entre la frustración y el deseo', ha afirmado el comisario Octavio Zaya durante la presentación de 'Todo acabará en lágrimas', título escogido para la muestra.

Las propuestas de Jesper Just en La Casa Encendida ('Bliss and Heaven', 'Some draughty window', 'Something to love' y 'A vicious undertow', además de 'It will all end in tears', que da nombre a la exposición) trascienden la temática homosexual dentro de la que pueden ser catalogadas. Sus filmaciones, muy interesadas en la masculinidad, exploran la problemática generacional en la relación entre padres e hijos.

A escasos metros de los proyectores de 'Todo acabará en lágrimas', Ellen Kooi inunda una sala con la estética de sus paisajes holandeses. La fotógrafa, nacida en Leeuwarden en 1962, fundamenta la construcción de sus imágenes en una falsa espontaneidad.

La narrativa de Ellen se entronca, en palabras del comisario, 'dentro de una literatura onírica'. La inquietante atmósfera de sus composiciones se debe a la aparente naturalidad de las mismas, en las que se muestran plácidos paisajes que esconden una enorme complejidad en su producción.
La artista holandesa cuida sus fotografías hasta el más mínimo detalle. Con una obsesión propia de los pintores barrocos, Kooi trabaja las localizaciones con dibujos preparatorios, instruye a los modelos e incluso diseña la iluminación de sus espacios.

El público de La Casa Encendida podrá disfrutar gratuitamente de los dos jóvenes artistas europeos .

1 comentario:

Rebeca dijo...

La exposición de fotos de Ellen Kooi está muy bien, las composiciones, el color... en mi opinión faltan fotos, hay muy pocas, pero está muy bien.
La exposición de cortos de Jesper Just me pareció extrañísima, es lo que el artista intenta, pero personalmente no me gustó. Son historias que ni empiezan ni acaban y yo salí pensando que todo valía y que no tenía demasiado interés.